26 sept. 2014

La historia de la matrícula

Matriculación de vehículos


Cuando a finales del siglo XIX empezaron a circular en las carreteras de esta península esos artilugios conocidos como coches, nadie imaginaba la medida y popularidad que alcanzarían, sólo unas décadas más tarde, este nuevo medio de transporte. 

Por temor o ignorancia y la imposibilidad de comprar uno de ellos (recodemos que no eran baratos), la verdad es que el mercado del automóvil, al principio, era insignificante.


Los primeros dueños privilegiados de un automóvil en España pertenecieron a la burguesía más acomodada, y ricos comerciantes fueron los únicos que podían permitirse tales lujos. Las primeras unidades que circulaban en ese momento no tenían ninguna placa o distintivo, eso le daría alguna pista sobre su origen o propietario, para que en muchos casos los accidentes causados por el descuido y la imprudencia del conductor permanecieron impunes ante la justicia. 

La legislación mejoró en la era urbana, aunque primero tuvo que adaptarse a la nueva invención, al igual que, en sólo una década, ver conducir un coche en las grandes ciudades fue de lo raro hasta lo habitual.

Primer coche en carretera

¿Qué automóvil fue el primero en circular por España? Después de consultar diferentes fuentes no hay ninguna respuesta absoluta, sin fecha o modelo propietario. Si descartamos la incipiente y efímera industria automotriz basados en eléctricos o motores de vapor, parece que el primer automóvil con motor de gasolina llegaron a España en el año 1891, importado de Francia, un Panhard Levassor comenzaron a circular por las tierras asturianas. Debido a la falta de fabricantes nacionales, el país vecino se convirtió en el principal proveedor de la nueva máquina.

Hasta 1900 no había inscrito ningún vehículo en nuestro país, hasta ahora no existía ninguna legislación para ello. El primer registro que tiene fecha del 31 de octubre de ese año y corresponde a un Clemente, propiedad de José Sureda, Santa catalina, Palma de Mallorca. Ese mismo año inscritos 3 coches, otro en la misma provincia y 2 más en lugares tan dispares como Cáceres y Salamanca. Desde entonces el aparcamiento no ha dejado de crecer que ha llevado a cambios posteriores en las regulaciones. Inicialmente y hasta 1907 cada vehículo tenía una doble numeración, el Concejo Municipal con el cual podían circular por el municipio y otra seña de identidad del gobierno civil, ampliando así los límites de la provincia.

El 24 de mayo de 1907 registro unificado ser cancelada las municipales y designación de dos o tres letras según la provincia. En ese año el aparcamiento se encuentra en más de 1000 unidades. Incluso con esta norma ya está en uso, podrían producirse hechos como que en algunas provincias sería el número 13 o duplicación del trabajo fue realizada, como en el caso de Baleares o Badajoz en que BA fue utilizada en ambos casos. La mezcla entre el primero y el segundo sistema y sus errores condujo a una primera corrección de la regulación de 1907, en julio de 1918 y que también incorpora las iniciales I a Ceuta y Melilla.

Matriculaciones en la DGT

Fenómeno social

Poco a poco se extiende el uso del automóvil en todo el país, en las grandes ciudades mezcla entre vehículos de las clases más acomodadas, motos clase media superiores y carros tirados por animales para los más populares, se mantuvo hasta la década de 1940. Una nueva enmienda ocurriría el 16 de junio de 1926 con la aparición de las regulaciones para la circulación de vehículos con motor mecánico, que definitivamente desaparecer 3 cartas de las placas, pasando todos máximo 2, que identifica a la provincia en que esté matriculado el vehículo seguido de seis números.

Con la llegada de la primera utilidad accesible a la clase media este sistema tuvo que ser modificado nuevamente en 1971 porque se estaba acabando en ciudades como Madrid y Barcelona. Con el Decreto 2046 / 1971 13 de agosto, grandes cambios se impusieron en el código de seguridad carretera y ordena el uso de mecánico de coches hoy en día parece impensable que un coche puede circular sin ellos, como es el caso de los limpiaparabrisas, también incluyeron el nuevo sistema de registro.

Noticias importantes

El 6 de octubre de ese año se asignan el último registro del viejo sistema de registro que corresponde a B-918387 y M-960985, dando paso a las nuevas placas, que consiste en el mismo distintivo provincial que el modelo anterior, un número de 4 dígitos y una o dos letras finales. Entonces Inscríbete en Madrid un Renault 4 con placa M-0000-A y en un SEAT 600 B-0000 Barcelona - a. Parecía que este sistema iba a durar casi siempre, pero los coches estaba creciendo a un ritmo frenético.


6 comentarios:

  1. La matrícula 0000 seguro que estaba pintada a mano. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La 0000-A... jajajajaja... mirad la de Barcelona

    ResponderEliminar
  3. Vendi mi coche pero no hice la transferencia, así que me gustaría saber como puedo localizar actualmente dónde está el automovil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo has vendido sin hacer bien los papeles, lo tienes muy chungo.

      Eliminar
    2. Y lo malo son las responsabilidades que sigues manteniendo por ser el titular del vehículo, (multas, sanciones, accidentes). En fin, que no te quiero meter miedo, pero es así de malo.

      Eliminar
  4. Cuando he visto la foto no me imaginaba que fuese tan tardío, de 1971, el penúltimo sistema de matriculación. Me ha encantado el artículo sobre un tema apasionante que nos cuenta la gran revolución tecnológica del s.XX.

    ResponderEliminar