18 jul. 2014

Videovigilancia y LOPD

La grabación y captura de imágenes vía cámaras de seguridad se ha convertido en una práctica cada vez más frecuente en empresas, tiendas, escuelas, comunidades de vecinos, garajes y servicios públicos de todo tipo, con motivo de los frecuentes robos e incidentes, actos vandálicos, etc... producidos en los últimos años.

Si un local público o privado dispone de cámaras de vigilancia, y realiza la grabación de imágenes para asegurarse ante la psible resolución de un conflicto, accidente o robo, siempre se puede utilizar como evidencia en el futuro para ayudar las investigaciones policiales.


La videovigilancia por cámaras ofrece muchas ventajas pero, como todo, tiene ciertas reglas y leyes a cumplir si se dispone a instalar este tipo de sistemas.

Esta regulación es responsabilidad de la Agencia Española de protección de datos (AGPD) de conformidad con la ley de protección de datos (LOPD), que impone que un circuito de cámaras de seguridad instalado y funcionando debe cumplir con la ley a riesgo de que se le impongan determinadas sanciones;

Las cámaras de vigilancia están actualmente en todos los ámbitos de nuestras vidas, pero como ciudadanos debemos conocer nuestros derechos y saber que disponemos de determinados derechos que protegen nuestra imagen.

En definitiva, deben ser muy cuidadosos sobre cómo y donde realizar la instalación de cámaras... Por ejemplo, uno de los requisitos contemplado en el Reglamento especifica que sólo deben ser instaladas donde no existan otros medios de vigilancia como agentes de seguridad privada.

Del mismo modo, la grabación de estas imágenes captadas debe estar incluida en la Agencia Española de protección de datos, como cualquier otro archivo de la LOPD de modo, en cualquier momento, pueda comprobarse su existencia, consultarlas o establecer cualquier problema o anomalía.

Bajo ninguna circunstancia se puede grabar imágenes de áreas fuera de las instalaciones, donde esté establecida la cámara; Esto significa que no debe grabar carreteras, caminos, calles, etc..., que no pertenezcan al propiertario del sistema de seguridad, o sea, que salvo la administración, no se pueden grabar vías y zonas públicas.

Otra de las reglas esenciales que deben cumplirse es la señalización de existencias de cámaras, incluyendo avisos, letreros y carteles que así lo establezcan.

Además, debe tener especial cuidado con la protección de datos la persona responsable del establecimiento porque estas imágenes grabadas sólo pueden ser usadas por el propietario y autoridades competentes, excluyendo a terceros para su visualización y uso.

Las imágenes grabadas por cualquier tipo de cámara de videovigilancia, pasado el plazo de un mes desde su captura, deberá ser destruida con sus datos personales.

Esta regulación se aplica tanto a la grabación, captación, transmisión, conservación y almacenamiento de imágenes, incluyendo reproducción remota, diferida o en tiempo real.

Las fuerzas de seguridad del estado pueden solicitar estas grabaciones o imágenes si se requieren en una investigación o gestión en beneficio de la comunidad.


0 comentarios:

Publicar un comentario